¿Por qué observar el cielo?

Históricamente la Astronomía, al igual que la mayoría de las ciencias, ha estado en manos de unos pocos privilegiados que poseían los conocimientos o los medios técnicos para llevarla a cabo. Incluso en la actualidad, parece que la Astronomía y los ciudadanos de a pie siguen caminos diferentes. Por un lado están los grandes observatorios astronómicos localizados en lejanas cumbres, fuera de la contaminación luminosa de las ciudades y desarrollando su actividad científica. Por otro lado las personas que, sin conocimientos previos, muestran sin embargo un creciente interés por el estudio del Universo.

Hale Observatory (Monte Palomar)

Afortunadamente cada vez es mayor el contacto entre los profesionales y los ciudadanos. Los primeros porque se han dado cuenta que deben devolver parte de ese conocimiento al contribuyente, que con sus impuestos sufraga un gran porcentaje de la ciencia y también para concienciar a la población de la necesidad de proteger el cielo como un recurso natural más de nuestro planeta. Además, están los ciudadanos que quieren participar en una nueva actividad que comienza por ser una curiosidad más y casi siempre acaba sorprendiendo gratamente.

Si exceptuamos la observación con telescopios pequeños (por debajo de los 200 mm de diámetro del objetivo), los principales problemas que tienen los ciudadanos para acercarse a la astronomía a través de un telescopio profesional son  las grandes distancias que median entre los observatorios astronómicos y las ciudades. Sin contar la poca o nula disponibilidad de aparatos de este tipo para la observación lúdica, educativa o no científica.

Asómate al Universo nace en 2006 con dos objetivos principales. En primer lugar, ofrecer al ciudadano la posibilidad de acercarse al estudio o disfrute del cielo, del cual se ha ido separando paulatinamente en la edad moderna. En segundo lugar, concienciar a todos de la necesidad de proteger a este de la "contaminación lumínica", que cada vez está más presente y que en gran medida es la responsable de este desconocimiento en general del Cosmos por parte de la ciudadanía.

En definitiva, acercar al ciudadano a una experiencia que, por unas razones u otras, no siempre es fácil tener acceso.

Español